Saltar al contenido

Salmos de Protección

salmos-de-proteccion

En la Biblia, hay una gran cantidad de capítulos y versículos que te ayudarán a mantener una vida en paz, sobre todo, si atesoras un salmo de protección en cualquier momento que estés viviendo.

En términos generales, podríamos decirte que hay algunos salmos que se destacan más que otros, algunos simplemente los dejamos plasmados en carteles como adornos del hogar, pero son tantos los salmos que te mantendrán protegido en todas las áreas de tu vida, que te sorprenderá saber cuántos son.

Aunque seguramente has memorizado uno o dos salmos, la verdad es que hay un total de 150 salmos en este libro de la Biblia. Pero, sólo hablaremos de aquellos que te mantendrán protegidos y, más que leerlos, es necesario que creas que la protección vendrá a tú vida.

Es decir, que debes aplicar la Fe y atesorarlos con todo tu corazón. Confía en que, así como Dios ayudó al salmista David al crear la mayoría de los Salmos, también lo hará contigo.

Salmos de protección para la casa

Hay muchos salmos de protección de la casa, el salmo 91 es el más destacado. Todas las casas que tienen una gran Biblia en la sala, la tienen abierta justo ahí.

Sólo el versículo 1 muestra la inmensa protección de Dios a nuestras vidas, al recitar:

“El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente”.

Es un verso de inicio que le da continuidad a todo un capítulo que demuestra que con Dios no habrá temor alguno. Ciertamente, quien está en las manos de Dios, encuentra seguridad y nada malo sobrevendrá sobre él.

Si quieres proteger tu hogar, recuerda que este también es un salmo de protección para la familia y el mensaje está lleno de las más grandiosas promesas.

Cuando clamas a Dios y confías en que Él lo puede hacer, te bendecirá sin la necesidad de que acudas a otra fuente.

Confía que Dios mantendrá a toda tu familia guardada tras su escudo y bajo el cuidado de sus ángeles. Refúgiate en sus brazos y vendrá sobre tu hogar la fortaleza que solo Él puede darte.

Si nos vamos al capítulo 23, encontraremos una hermosa analogía donde nos muestra a un Dios cuidadoso que cuida de nosotros, como si fuéramos sus más queridas ovejas.

Si nuestra casa se mantiene bajo la guía de Dios, no habrá nada que dañe ni destruya nuestra casa, sino que más bien nos hará descansar “en lugares de delicados pastos”, tal como lo indica el versículo 2.

Por otro lado, debemos entender que la base fundamental de la familia es el matrimonio. Un hogar se mantendrá en paz cuando aplicamos un salmo de protección al matrimonio y, en este sentido, mantener un hogar lleno de la presencia del Espíritu Santo.

El salmo 127 dice en su versículo 1:

“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican…”

Esto significa que el matrimonio no puede trabajar bajo sus propias fuerzas, sino que debe estar Dios en medio del crecimiento del hogar. Haz una oración luego de haber leído el salmo de protección para la pareja que mencionamos previamente.

También puedes hacer esta oración de protección:

“Amado Padre celestial, hoy venimos a darte gracias por la Palabra que nos enseñas en las sagradas escrituras. Hoy declaro que mi familia está segura bajo tus alas y que el salmo de protección para mi esposo o mi esposa, hará que entendamos que sólo Tú nos ayudarás a edificar nuestra casa como un matrimonio protegido en tus manos. Todo esto te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén”.

Salmos de protección para mi familia

Es tan importante hablar sobre la protección familiar, que la Biblia es muy completa y determinada a mantener la casa en paz, dando seguridad a cada miembro del hogar.

El mismo salmo 127, puede aplicar para que toda la casa se mantenga protegida y es también un salmo de protección para los hijos, donde habla de ellos como el regalo de Dios, la heredad de Jehová.

Aunque los seres humanos pueden hacer muchas cosas, quizás con los dones y talento, sin la protección de Dios y su apoyo, no valdrá la pena todo lo que hagamos.

Tenemos que recordar que, en algunas familias, la mayoría, hay rivalidades. Así mismo le ocurrió al salmista David, quien fue perseguido hasta por su propio hijo Absalón.

Podemos ver que el Salmo 3, versículo 3, David muestra su confianza en Dios ante la persecución de su propio hijo y clamo ante Él, diciendo:

“Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí: Mi gloria y el que ensalza mi cabeza”.

Antes de que exista algún tipo de rivalidad familiar, pide a Dios que te proteja de toda causa de división familiar.

Salmo de protección para mi hija

Las hijas necesitan una protección especial, su crecimiento va de la mano de muchos temores y probablemente tristezas. Muchas vivencias pueden provocarle las historias más frustrantes.

Sin embargo, si desde temprana edad le ensañas los caminos de Dios a tu hija, el salmo indicado para protegerla será el 128, en el que inicia hablando de la dicha de aquellos que lo siguen.

“Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos”

La protección sobre tu hija sobrevendrá cuando le muestras el mejor camino.

Salmo de protección para mi bebé

Proteger a un bebé es entregarlo a Dios desde su más temprana edad o desde su nacimiento, y es que su alma permanece pura durante ese período de vida, ya que apenas tiene poco tiempo de nacer.

Así que los padres que confían en Dios tendrán la protección de parte de Dios. Dice el Salmo 5: 11-12 que aquellos que en Él confían deben vivir alegres y cantar con alegría bajo su protección. Finaliza, este salmo, resaltando que Dios protege con amor al que es bueno y lo bendice.

Salmo de protección para el trabajo

El área laboral es algo que debes proteger también, recordemos que Dios nos dio el don para administrar nuestra economía y es nuestro deber cuidar de ella.

Así que, es importante que oremos y seamos sabios al cuidar el trabajo que por gracia hemos recibido. Pero, Dios no nos dejará responsabilidades sin brindarnos su compañía, por eso nos dejó un salmo de protección al trabajo.

Es muy poderoso, ya que es una muestra de agradecimiento con el que puedes pedir encontrar un trabajo o que el que ya tienes adquiera una gran promoción, es el Salmo 75, que reza lo siguiente en el versículo 1:

“¡Te damos gracias, oh Dios! Te damos gracias porque estás cerca; por todas partes, la gente habla de tus hechos maravillosos.”

El poder de este salmo para el trabajo deviene del versículo 10, donde, después de ser agradecido antes de recibir de Dios, resalta:

“Pues Dios dice: Quebraré la fuerza de los malvados, pero aumentaré el poder de los justos”.

También, el salmo 90 es una petición de protección al trabajo, después de glorificar a Dios y reconocerlo como el único soberano.

“Y que el Señor nuestro Dios nos dé su aprobación y haga que nuestros esfuerzos prosperen; sí ¡haz que nuestros esfuerzos prosperen!”

Salmo de protección para viajar

Y hablando de negocios, en muchas ocasiones necesitamos hacer viajes por asuntos laborales, familiares o simplemente placenteros.

Sea cual sea el motivo, es necesario que hagas una oración antes de salir y que te aferres al salmo de protección contra todo mal, que puedes recitar en todo momento y, más aún, en tiempos de viaje.

Sólo Dios conoce los caminos que vas a recorrer y puede dirigirte a un destino libre de dificultades.

El salmo 121 es el indicado, ya que indica que,

“El Señor te protege al entrar y al salir, ahora y para siempre”

En su versículo 8, luego de pedir que te libre de todo mal. Recuerda confiar en Dios plenamente y tendrás un buen viaje.

Salmo de protección contra males y enemigos

Son muchos los salmos que te mantendrán protegido contra el mal y todos aquellos que quieran dañarte.

Los más indicados están desde el capítulo 140 al capítulo 145, donde también sentirás la protección contra los violentos o quienes te desean tender una trampa.

Recuerda que, aunque todo aparente estar bien, no te confíes. Confía solo en el poder de Dios sobre ti y siente la paz que él te puede dar.

Lee el capítulo 140 del libro de los Salmos, que cuando nos aferramos a Dios, él hará que los deseos de los malvados no sean concedidos.

El salmo 141 hace una clara solicitud de protección en el versículo 8, diciendo:

“Por tanto, a ti, oh Jehová, Señor, miran mis ojos; En ti he confiado; no desampares mi alma”.

Además, en el último versículo le pide a Dios que todos los malvados que estén en contra, caigan y lo ayude a mantenerse de pie, lo que significa que también es un salmo de protección contra la envidia.

Estos capítulos, del 140 al 145, te mantendrán protegido contra todo mal y habla sobre la declaración generacional, donde en Salmo 145:4 dice que:

“… de padres a hijos se alabarán tus obras, se anunciarán tus hechos poderosos”

Por lo que estás protegiendo a tus hijos y declarando que ellos también serán grandes servidores de Dios.

Pero si lo que necesitas es un salmo de protección contra enfermedades, también puedes leer el salmo 38, donde le pides a Dios que te libre de aquellos males que han producido las enfermedades en ti.

Pero, entendiendo que Dios no nos abandona, cuando se lo pedimos, a pesar de nuestros pecados, los versículos 21 y 22 del mismo salmo 38, nos enseña que podemos clamar por el socorro de nuestro Señor y salvador, y el atenderá a nuestro llamado.

La clave para protegerte de todos los males físicos, es librarte de los daños internos. El arrepentimiento de David en este salmo reconoce su pecado ante Dios y clama misericordia. Por lo que nos deja como reflexión que Dios es compasivo y bondadoso, que cuando nos arrepentimos, él nos escucha y nos protege.

Por eso, si vas al capítulo 23, encontrarás un salmo de protección contra la brujería, ya que Dios está contigo, aunque pases por el valle más oscuro.

En la versión más popular dice el versículo 4:

“Aunque pase por valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo”.

Es hermoso cuando recibimos de parte de Dios su cobijo y, en este caso, la vara y el cayado (instrumentos de pastores de ovejas), que simboliza la guía por el buen camino y la confianza que podemos sentir cuando él nos guarda.

Nada malo vendrá a ti, cuando demuestras y sientes la confianza que tienes en Dios. Tú vida sentirá paz y la libertad de hacer las cosas.

Parece increíble, pero, aunque no podemos ver a Dios, su poder es más fuerte que cualquier cosa. No hay oscuridad ni maldad que te dañe, cuando vas de la mano de Dios. Si hay enemigos que quieren dañarte, el salmo de protección contra los enemigos perfecto es el 17.

Los versículos 8 y 9 del Salmo 17 dice así:

“Guárdame como la niña de tus ojos; Escóndeme bajo la sombra de tus alas, de la vista de los malos que me oprimen, de mis enemigos que buscan mi vida”.

Tal protección se cumple cuando confías en medio de la adversidad, del sufrimiento y el dolor de la traición que causan quienes quieren herirte. Lo más difícil en estos tiempos es tener Fe, pero esa es la que te va a ayudar a ver la justicia de Dios sobre tu caso.

Sabemos que Dios no creó a personas malas, lo que opera en cada uno son demonios. Hay demonios que operan en personas y algunos quizás te atormentan, teniendo actitudes agresivas que te mantienen oprimido.

Si quieres ser libre, lee el salmo de protección contra los demonios, ahí entenderás que la presencia de Dios es la que mantendrá tu vida segura. No habrá daño que te afecte a ti ni a los tuyos.

Dice el salmo 27:5

“Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; sobre una roca me pondrá en alto”

Con ese hermoso versículo finalizamos, recordándote que la protección sólo la encuentras en Dios, déjate guiar por él, ve a sus brazos y confía en lo que él tiene para ti. Así sentirás la paz que solo nuestro Padre celestial te puede dar.

No tomes los salmos como simples rezos, aplícalos en tu vida y veras la bendición de Dios, también recuerda que es importante rezar cada día el Santo Rosario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *