Saltar al contenido

Misterios Gozosos (lunes y sábado)

misterios gozosos

Los misterios Gozosos o de gozo tratan sobre el anunciamiento del ángel a la virgen María, la visita de María a su prima Isabel, la navidad, la presentación de Jesús en el templo y Jesús perdido y encontrado en el templo.

La razón de los misterios del rosario es dejarnos un aprendizaje, que es obedecer la voluntad de Dios, quien nos ama y siempre te tiene un plan perfecto para ti o te puede llevar hacia la palabra de Cristo.

¿Qué son los Misterios Gozosos del Santo Rosario?

Una parte de la oración católica del rosario son los misterios gozosos, de hecho, son la primera de las cuatro series de cinco misterios y son sobre el anuncio y la infancia de Jesús. Luego de estos, se recitan los misterios luminosos de la vida de Jesucristo, después los misterios dolorosos de la pasión, por último, los misterios gloriosos luego de lo ocurrido desde la resurrección.

Los misterios gozosos, hacen resaltar la alegría por la encarnación de Jesús, reflexionar sobre ellos implica escudriñar en el origen de la alegría cristiana en su amplitud. También significa conocer el misterio de la encarnación, junto con el anuncio del misterio del dolor y de la salvación.

Los misterios gozosos son cinco, de igual modo que con los otros misterios. Es innecesario que aprendas todo sobre lo que trata cada uno de ellos. Cada uno representa un momento de la vida de Jesús y de la virgen María la madre de Jesús.

¿Cuándo se rezan los misterios gozosos?

Los misterios gozosos se rezan los lunes y sábados desde que Juan Pablo II instituyó los misterios luminosos, los misterios gozosos se les reserva el lunes y sábado para rezarlos.

Su finalidad es la de hacernos recordar y revivir los momentos anteriores al nacimiento de nuestro Señor, de igual forma, para que no olvidemos los momentos más importantes de su infancia.

¿Cómo rezar los Misterios Gozosos?

Es preferible realizar los rezos frente a la imagen de la Virgen María y con un rosario bendecido. Aunque de no poseerlos, de igual manera, puedes proseguir con los rezos.

Lo importante es meditar todos los misterios mientras recitamos nuestras oraciones.

¿Cuáles son las oraciones preliminares?

Haga la señal de la cruz.

Por la señal de la santa cruz  líbranos de nuestros enemigos , Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Recite el acto de contrición.

Pésame, Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el Infierno que merecí y por el Cielo que perdí; pero mucho más me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más, y evitar todas las ocasiones próximas de pecado.

Recite el credo.

Creo en Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo; la Santa Iglesia Católica, la Comunión de los Santos; el perdón de los pecados, la resurrección de la carne; y la vida eterna. Amén.

Rezar 1 Padre Nuestro.

Padre nuestro que estas en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y libranos del mal. Amen

Rezar 3 Avemarías.

Dios te salve Maria llena eres de gracias el señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, jesus. Santa Maria, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en nuestra muerte. Amen

Rezar 1 Gloria.

Gloria al padre, al hijo, al espiritu santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amen

Primer Misterio: La anunciación a la Virgen María

El ángel le dijo: no has de temed, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir en el seno y vas a dar a luz a un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado hijo del altísimo. Dijo María: he aquí la esclava del señor; hágase en mi según tu palabra.

En este primer misterio se debe rezar de la siguiente manera:

  • Rezar el Padre Nuestro.
  • Rezar 10 Avemarías.
  • Rezar el Gloria.
  • Rezar la oración de Fátima.
  • Recitar la jaculatoria.

Ten en cuenta que es un momento para analizar y rezar por todas las personas querida de nuestra vida, es un momento de gloria que lo dedicamos directamente a nuestro señor con todo cariño.

Segundo Misterio: La visitación de la Virgen María.

En aquellos días, se levantó María y se fue a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.

Para este segundo misterio en particular, se prosigue con las siguientes oraciones en el mismo orden:

  • Rezar el Padre Nuestro.
  • Rezar 10 Avemarías.
  • Rezar el Gloria.
  • Rezar la oración de Fátima.
  • Recitar la jaculatoria.

Un detalle importante es que no existe una oración tan divina para platicar con dios, como muestra de agradecimiento de vida.

Tercer misterio: El nacimiento de Jesús.

Y sucedió que, mientras ellos estaban allí se cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca algunos pastores a los que se les presento el Ángel del Señor, y les dijo: no temáis, pues os anuncio una gran alegría, os ha nacido un salvador.

Acá debemos continuar y seguir nuestras oraciones con amor con estas oraciones tan poderosas, siguiendo el orden:

  • Rezar el Padre Nuestro.
  • Rezar 10 Avemarías.
  • Rezar el Gloria.
  • Rezar la oración de Fátima.
  • Recitar la jaculatoria.

Recuerda siempre meditar mientras rezas, es un momento único para dedicarle a la madre de cristo, que nos cuide tanto a nivel físico y mental para enfrentar todos los retos de la vida.

Cuarto misterio: La presentación de Jesús en el templo.

Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la ley del Señor. Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón que esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción ¡y a ti misma una espada te traspasará el alma! A fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.

En este misterio seguir con fuerza y presentar las siguientes oraciones para librarnos de nuestros males.

  • Rezar el Padre Nuestro.
  • Rezar 10 Avemarías.
  • Rezar el Gloria.
  • Rezar la oración de Fátima.
  • Recitar la jaculatoria.

Quinto misterio: El niño Jesús perdido y hallado en el templo.

Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de Pascua. Subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Se volvieron a Jerusalén en su busca, al cabo de tres días, le encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.

Por último, en este misterio final se debe rezar y recitar lo siguiente:

  • Rezar el Padre Nuestro.
  • Rezar 10 Avemarías.
  • Rezar el Gloria.
  • Rezar la oración de Fátima.
  • Recitar la jaculatoria.
  • Recitar el Salve.
  • Recitar las letanías a la Virgen María.

Estas hermosas oraciones la puedes realizar tranquilamente para bendecir a tu entorno, hogar y familia. Es algo que si se realiza con la fe necesaria recibirás oleadas de bendiciones. 

Reflexiones sobre los diferentes misterios

  1. La Anunciación: El Ángel Gabriel se le aparece a María, anunciándole que ella será la Madre de Dios. En la anunciación podemos reflexionar en que debemos actuar como María y aceptemos la voluntad de Dios, que somos la herramienta del ser divino y con nuestras acciones logremos concretar el plan que tiene para nosotros.
  2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel: Isabel saluda a María diciéndole: “¡Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!”. Es para que sepamos cómo llevar a Cristo a los demás, como María lo hizo con su caridad.
  3. El nacimiento del hijo de Dios en Belén: La Virgen María da a luz al redentor del mundo. Es para reflexionar sobre la humildad, para que aprendamos a ser humildes como Jesús que nació en un pesebre.
  4. La presentación del niño Jesús en el templo: El niño Jesús es presentado en el templo por la Virgen María y San José. Acá la reflexión es que sepamos ser obedientes a las leyes de Dios.
  5. Jesús perdido y hallado en el templo: La Virgen María encuentra al niño en el templo discutiendo con los doctores de la ley. Es para que cada vez que perdamos a Jesús y no lo encontremos por estar nublados por el pecado, podamos encontrarlo en la confesión.

Rezar con la familia

Rezar con la familia es una de las mejores formas y también una de las más valiosas de regresar tan solo una pequeña parte del amor que Dios les brinda a diario. Puedes realizarlo donde sea, solo, en casa con tu familia o en un parque.

Rezar los misterios gozosos bien sea los lunes o sábados, no es como hacer cualquier oración, mediante ellos logramos aumentar nuestro amor y fe a nuestra madre y a nuestro señor Jesucristo, le agradecemos por interceder ante Dios para que nada nunca nos falte y cada día vivamos y hagamos un mundo mejor.

Es muy importante que utilices en tu vida las enseñanzas que nos han otorgado los misterios gozosos. Si lo haces, no tengas la menor duda de que lograrás llenar tu corazón de gozo, alegría y tu vida hará un cambio drástico a bien. Transitarás por un camino de amor, paz y agradecimiento que solo nuestra madre y nuestro señor son capaces de darnos por medio de la oración.