Saltar al contenido

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)

misterios-gloriosos

Los misterios gloriosos forman parte de las oraciones católicas del Rosario. Siendo éste un rezo muy acostumbrado por los católicos que fomenta la oración, está compuesto por 20 misterios, que hablan específicamente de la vida de Jesucristo y de la Virgen María.

El Santo Rosario es considerado como un instrumento muy poderoso para los creyentes y católicos desde hace muchos siglos atrás. Siendo reconocido por la iglesia cuando la entonación viene acompañada de considerables personas que le confían los problemas más difíciles que puedan estar sucediendo en sus vidas.

Y es que la oración siempre ha tenido un peso considerable entre todos los católicos. Hasta por el papa Juan Pablo II; quién dijo textualmente “Por medio del Santo Rosario, todos los fieles reciben con las manos abiertas las abundantes gracias, como si sucediera desde las mismas manos de la madre de Jesucristo”.

Misterios gloriosos del santo rosario

La oración de los misterios gloriosos es la última de las cuatro series de cinco misterios del santo rosario. Antes de los misterios gloriosos, se encuentran los misterios gozosos, que se basa específicamente en la infancia de Jesús. Asimismo, los misterios luminosos se enfocaron en la vida más notoria de Cristo.

Por último, los misterios dolorosos, considerados por las personas los más fuertes, es donde se habla de la pasión de Cristo. Es por ello que, los misterios gloriosos, son considerados los que unifican el cielo y la tierra, pues, en ellos se aprecia la resurrección de Cristo y, como paso final, la coronación de María en el reino de los cielos.

El santo rosario, compuesto de los misterios mencionados anteriormente, es considerado un acto de seriedad frente a la iglesia, a Jesucristo y la Virgen María, no es una simple oración. Su poder es impresionante y si lo hacemos con devoción, amor y, sobre todo, con fe, se notará entonces de manera inmediata los cambios en nuestra vida como católicos.

Es importante tener en cuenta que para realizar el Santo Rosario debemos estar totalmente dispuestos y tener la fe presente. Luego de finalizar cada misterio, siempre es bueno una pausa, que viene acompañado con un fin, y ese fin es el agradecimiento, el pedir perdón si es necesario; además de entregarle el corazón a nuestro señor Jesucristo.

Es así como, de ese modo, sólo a nuestra vida se acercarán bendiciones, momentos buenos y felices. Esto sucederá porque tenemos a Dios y a Jesucristo presente cada día de nuestra vida. Así que, por muy nublado y tenebroso que pueda verse un momento de nuestra vida, las manos de Dios y su compañía siempre serán nuestro mayor refugio.

¿Cuáles son los misterios gloriosos?

Los misterios gloriosos son el cuarto de la serie constituida por 5 misterios completos, y cada uno de ellos está compuesto por oraciones que conjuntamente forman el santo rosario.

Estos misterios son considerados los más esperados por los creyentes católicos, y esto sucede porque están constituidos por la resurrección del señor Jesucristo, lo que demuestra y expresa entonces que siempre se debe tener esa convicción de fe.

Gracias a estas oraciones, se estimula a todos los creyentes a que sí se puede superar la penumbra que se vivió de una forma muy fuerte en la pasión de Jesucristo. Es el momento de la felicidad de la resurrección del señor, acompañado de su ascenso al reino de los cielos.

También son llamados como los misterios gloriosos meditados, estos no son más que el análisis más profundo de cada versículo que dirige ese misterio, esto con el fin de profundizar y recapacitar sobre todo lo que sucedió con Jesucristo y la Virgen María.

Los misterios gloriosos meditados reviven en todos los católicos el amor, la devoción y la fe hacía el reino de los cielos, más específicamente hacía el señor Jesucristo, porque él logró la resurrección al tercer día de ser crucificado, muerto y sepultado.

Primer misterio: La Resurrección del señor Jesucristo

“Y he aquí que se produjo un gran terremoto, pues un ángel del Señor descendió del Cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella. Llenos de miedo, los guardias se aterrorizaron y se quedaron como muertos.

El ángel tomó la palabra y dijo a las mujeres: No temáis vosotras; ya sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, porque ha resucitado, como había dicho”. (Mt. 28, 26)

Jesucristo hizo algo nunca antes visto por los creyentes y devotos. Él, resucitó al tercer día de ser crucificado, muerto y sepultado. Esto nos indica que todo lo que sufrió, e incluso la muerte, fue la vía para poder llegar a la resurrección.

Si lo asociamos un poco con nosotros, esto nos puede suceder. Y es que, si poco a poco aceptamos lo que nos suceda cada día de nuestras vidas, si con orgullo cargamos todas esas responsabilidades que representarían la cruz de nuestro señor Jesucristo, podremos regocijarnos con la Santa gloria de Dios, padre todopoderoso.

Segundo misterio: La Ascensión del señor Jesús al reino de los cielos

«Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Id, pues, y enseñad a todas las gentes, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…»

Después…alzando sus manos los bendijo. Y, mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo, en donde está sentado a la derecha del Padre». (Mt 28, 18-19; Lc 24, 50-51)

Si analizamos con más profundidad este misterio, extraído del libro según Mateo y Lucas, Jesucristo los guio a que bautizarán a todo el pueblo, y luego de este momento fue al reino de los cielos, ascendiendo a la derecha del Padre.

Es por esto que Jesucristo nos enseña que en el reino de los cielos es donde se encuentra la verdadera Gloria y la paz eterna. Por lo que, en lo que nos resta de vida, debemos guiarnos por el camino y los ejemplos de Jesucristo, para de esta manera ascender a la gloria y al descanso eterno.

Tercer misterio: La venida del Espíritu Santo en el Pentecostés

“Al cumplirse el día de Pentecostés estaban los discípulos juntos en un lugar y se produjo de repente un ruido venido del Cielo, como de un viento impetuoso, que llenó toda la casa donde se encontraban.

Aparecieron unas lenguas de fuego, que se posaron sobre cada uno de ellos, quedando todos llenos del Espíritu Santo; y comenzaron a hablar en lenguas extranjeras según el Espíritu Santo les inspiraba”. (Hch. 2, 1-4)

Según el libro de Hechos de los apóstoles, este misterio se refiere al momento en el que el Espíritu Santo, enviado por Jesucristo, llegó a cada uno de los apóstoles, transformándoles la vida.

Asociándolo a nuestra vida diaria, este misterio nos indica que, si queremos tener la devoción más concreta y firme hacia el cristianismo, necesitamos siempre la fuerza del Espíritu Santo, para ser unos apóstoles auténticos que lleven el mensaje de Jesucristo con valentía por cada rincón del mundo.

Cuarto misterio: La asunción de la Virgen María al reino de los Cielos

“Quién es ésta que sube del desierto, apoyada sobre su Amado, como columna de humo aromático, como aroma de incienso y mirra?”. (Cant. 3,6; 8,5)

“Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone le corona, o novia que se adorna con sus joyas”. (Is. 61, 10)

La Santísima Virgen María, luego de cumplir todo lo que le tocaba en esta vida, ascendió en cuerpo y alma al reino de los cielos. Siendo este un detalle que tuvo su hijo, Jesucristo, con su madre. Su madre, entonces, estaba alegre de que por fin tenía en cuerpo y alma la gloria eterna.

La Virgen María, entonces, representa a cada uno de nosotros los cristianos. En ella, se observa el ejemplo indicado de cómo encontró la paz y la gloria eterna en cuerpo y alma.

Quinto misterio: La coronación de la Virgen María como Reina de los Cielos

«Apareció en el cielo una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza». (Ap 12, 1)

El enfoque de este misterio está directamente asociado con la única compañía que siempre tuvo Jesucristo a su lado, su madre, la Santísima Virgen María. Es por esta razón que todo lo que pedimos con amor y fervor a la Virgen María, se cumple, gracias a que intercede por nosotros ante Dios, nuestro señor.

La importancia de los Misterios Gloriosos

Tal como lo indica su nombre, los misterios Gloriosos son los más esperados por los cristianos, puesto que, en ellos rememoramos la resurrección de nuestro Señor Jesucristo al tercer día de ser crucificado, muerto y sepultado.

Además, es importante resaltar la ascensión de la Santísima Virgen María al reino de los cielos, siendo este el acto más hermoso por parte de su hijo Jesucristo hacía ella, la gloria y la paz eterna.

Finalmente, observamos que la Virgen María está en el reino de los cielos, acompañada de Jesucristo nuestro señor, y es ella la encargada de interceder por nosotros ante Dios, para que nos ayude en esos momentos de penumbra y oscuridad en nuestra vida.

Es por ello que los misterios gloriosos y el santo rosario, son un símbolo de valentía y confianza hacía Dios. Porque gracias a las suplicas y las oraciones, le demostramos poco a poco a Dios, nuestro deseo de cambiar y ser cada día una mejor persona.