Saltar al contenido

Rosario de la Rosa Mística

La humanidad, desde su aparición en la tierra, ha creído en la existencia de fuerzas divinas que le acompañan en su vida, para guiar y bendecir su camino. La presencia de divinidades es un hecho manifiesto que fortalece la fe y la esperanza de hombres y mujeres.

Tal es el caso de la Rosa Mística, cuyas apariciones y milagros recorre el mundo desde su aparición en Montiachiri en 1947, para dar testimonio de la existencia y misericordia de Dios para con los hombres.

La Rosa Mística tiene un mensaje de redención y salvación de la humanidad. La virgen María Rosa Mística es una devoción Mariana que promete gozo, paz, gracia y santidad a quienes acuden al llamado de Dios.

Su amor por la salvación de la humanidad, creada por Dios, se manifiesta a través de luces de escarcha, lágrimas de sangre y aceites benditos.

La Virgen de la Rosa Mística trae consigo tres rosas:

  • Una rosa blanca, que simboliza el espíritu de oración.
  • Una rosa roja, que significa el espíritu de sacrificio.
  • Una rosa dorada, que representa el espíritu de la penitencia.

¿Cómo rezar el Rosario de la Rosa Mística?

  • Se invoca a las tres personas de la Santa Divinidad y se dice: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén.
  • Luego, la oración de inicio es la siguiente:

Jesús crucificado, postrados a tus pies te ofrecemos las “Lágrimas y Sangre” de aquella que te acompañó con tierno amor y compasión en tu vía-crucis. Concédenos la gracia, Oh buen Maestro, de tomar a pecho las enseñanzas contenidas en  las “Lágrimas y Sangre” de tu Santísima Madre, para cumplir tu voluntad de tal manera que un día seamos dignos de alabarte y glorificarte por toda la eternidad, Amén.

  • Después, se rezan 7 misterios en el siguiente orden:

Oh Jesús mío, mira las Lágrimas y Sangre de aquella que te tenía el amor más grande en la tierra y te ama con el amor más fervoroso en el cielo.

  • Le sigue a esta oración, la contestación:

Oh Jesús escucha nuestros ruegos por las Lágrimas y Sangre de tu Santísima Madre.

  • Al finalizar el Rosario de la Rosa Mística, se dice tres veces:

Oh Jesús mío, mira las Lágrimas y Sangre de aquella que te tenía el amor más grande en la tierra y te ama con el amor más fervoroso en el cielo.

  • Se concluye el Rosario de la Rosa Mística diciendo:

¡Oh! María, Madre al Amor, de los Dolores y Misericordia, te suplicamos reúne tus ruegos con los nuestros para que Jesús, a quien nos dirigimos en el nombre de tus “Lágrimas y Sangre” maternales, escuche nuestras súplicas, concediéndonos con las gracias que te pedimos, la corona de la vida eterna, Amén.

¡Tus Lágrimas y Sangre Oh! Madre Dolorosa, destruya el reino del infierno.

Por tu divina mansedumbre, Oh encadenado Jesús, guarda al mundo de los horrores amenazantes.

El Rosario es una forma amorosa y devota de rezar

rosa maria

El Rosario también es una devoción mariana muy antigua y muy practicada entre el pueblo cristiano. El Santo Rosario puede hacerse especial, para muchas divinidades cristianas. Entre ellas: